GoogleLinkedinTwitter FaceBook Del.icio.us

        

Share :

PRINCIPAL


PRINCIPAL


NOSOTROS


IDIOMAS


ENSENANZAS


MUSICA


MANTRAS


CHAT


FOROS


IMAGENES


VIDEOS


PAISES


ENLACES


MIEMBROS


RADIO ONLINE


GRUPOS


BIBLIOTECA


BUDISTA


HINDUISTA


LOS YOGAS


TOLTECAS


LOS MAYAS


SHAMANISMO


METAFISICA


METAFISICA


GNOSTICA


ROSACRUZ


EGIPCIA


ASTROLOGIA


HERMETISMO


NUMEROLOGIA


LOS MASONES


REIKI


LOS INCAS


FEN SHUI


TAI CHI


NUEVA ERA = NEW ERA


SABIDURIA GITANA


SAMESHING


QUIROMANCIA


FLORES DE BACH


INTERPRETACION DE SUEÑOS


GRANDES MAESTROS


Contáctenos


LEMA´    TODOS EN UNO, UNO EN TODOS, UNO Y TODOS EN DIOS


LA ASOCIACION BUDISTA UNIVERSAL  LA PAZ INTERIOR, ES UN ORGANIZACION ESPIRITUAL, SIN FINES DE LUCRO DEDICADA ENTERAMENTE A EXPANDIR EL DHARMA ENSENADO POR SIDDHARTA GAUTAMA Y A PROVEER AYUDA A TODOS LOS SERES VIVIENTES

 

QUE ES EL BUDISMO TIBETANO?

 

         El budismo es un conjunto de enseñanzas   destinadas a erradicar el sufrimiento humano; sufrimiento entendido primariamente como ansiedad existencial (sánscrito:       dukkha) y por derivación como a cualquier otra forma de sufrimiento. El objetivo es alcanzar una paz y felicidad no condicionadas por la experiencia común de los fenómenos de la realidad. Esta situación de común ignorancia (avidya), es por tanto lo que el seguidor del camino budista pretenderá erradicar siguiendo la doctrina y          prácticas dejadas por el Buda

El budismo tibetano proviene del último desarrollo del budismo en la India durante los siglos VII hasta el siglo XII. Durante este periodo monjes, yoguis y eruditos del        sur cruzaron los Himalayas con los tesoros de las enseñanzas budistas. Es durante ese periodo inicial donde se reúnen los talentos inconcebibles de Guru      Padmasambhava, el Rey Trisong Deutsen y el traductor Shantarakshita y fundan la primera escuela budista del Tibet, conocida como la Escuela de la Antigua Traducción      o en          tibetano Nyingma.
         Todos los textos budistas existentes en ese periodo fueron traducidos y archivados en los monasterios que fueron surgiendo, protegiendo así para la posteridad el           legado del Buda para la humanidad. Este hecho es importante pues el budismo desapareció prácticamente de su lugar de origen, la India.

         El budismo tibetano no es meramente una variación geográfica o cultural del budismo. Es su esencia misma. Todas sus tradiciones se encuentran dentro de él. La       enseñanza Hinayana, Mahayana y Vajrayana se concentran todas en el Tibet. La tradición Vajrayana es la más intensa en la practica del budismo tibetano. Esta práctica   combina todos los elementos de las anteriores escuelas, la Hinayana y la Mahayana, añadiéndole variadas técnicas de meditación, visualización y métodos para           transformar radicalmente la mente de los practicantes del estado ordinario de conciencia a la naturaleza real de la mente.

         A través de los siglos distintas corrientes y visiones se formaron en el Tibet. De ellas las más importantes surgieron como escuelas de pensamiento distintas. Todas    tienen raíces, enseñanzas y tradiciones comunes, sin embargo la metodología usada por sus maestros para enseñar el camino a la iluminación es diferente. Estas    escuelas principales son cuatro, la Nyingma, la Kagyu, Sakya y Gelukpa.

 

 

 

 

¿ Qué es un Buda?

         Un Buda es alguien que comprende el máximo potencial de la mente. Por lo tanto algún día todos nos convertiremos en Budas. Este máximo potencial es un estado total, de claridad ilimitada. Está lleno de un amor universal e infinito de una compasión ilimitada y lleno de un poder tremendo para ayudar a otros.

         El viaje para lograr este estado envuelve liberar la mente de sus limitaciones más burdas, tales como el apego, la ira, la envidia, la ignorancia, y la arrogancia. Además
         de liberarla de limitaciones más sutiles tales como la percepción dualista, que todo lo divide en objeto y sujeto.

         Alguien que complete este viaje de liberación perfectamente se convierte en un Buda. Así lo hizo Sakyamuni Buda hace 2500 años en la India. A través de la gran   claridad de su mente, enseñó las verdades universales de la existencia.

 

 

 

 

¿ Para qué practicamos budismo?

         Hacemos la práctica budista para revelar nuestra naturaleza real. Esa es la Naturaleza del Buda, la Mente Iluminada. Esta mente iluminada es amor infinito, ecuanimidad    infinita y compasión infinita. Todos los seres tenemos esa naturaleza del Buda y la manifestamos de alguna forma. Los seres sensibles, por esta naturaleza inherente son         bondadosos, pues poseen las características del Buda. Si buscamos en nuestro corazón encontraremos nuestra naturaleza búdica, el estado iluminado de la mente. Todo el amor, la gentileza y la compasión que experimentemos se encuentran allí.

         Por lo tanto la naturaleza del Buda no se encuentra fuera de nuestra mente. Esa naturaleza surge sin esfuerzo alguno. Tampoco podemos recuperarla o encontrarla          como si estuviera perdida valiéndonos de maestros o dioses. Siempre ha estado ahí y se puede captar en la presencia de la sabiduría innata, la compasión y el amor en    todo y cada uno de los seres sensibles. Ese es su estado de conciencia natural. Solamente explorando nuestras mentes podremos encontrar, lograr y expresar esta bella   y gloriosa naturaleza.


         La necesidad de manifestar este estado de conciencia se hace claro a través del sufrimiento. Cuando sufrimos, al igual que todos los seres sensibles, recordamos el dolor    de la existencia y el deseo de ser felices. Sabemos que la felicidad existe y es deseada en nuestros corazones. El sufrimiento es el recuerdo que sabiamente nos despierta          a la necesidad de regresar a ese estado original de bendición y pureza en lo más profundo de nuestro ser. Si ese estado no existiera, ¿ cómo entonces su opuesto, el   sufrimiento existe?

         Una vez que este recuerdo, el de una mejor senda, la felicidad permanente, surja en nuestra mente, y se manifieste , entonces se convertirá en un estado permanente de     conciencia que nos ayudará a a despertar del sueño del olvido. El proceso de manifestar este estado permanente , de alegría sin límites o de bendiciones en nosotros,        comprende tres actividades. Tenemos que recibir la enseñanza adecuada, contemplarla y practicarla hasta lograr totalmente sus resultados. De esta forma logramos      recordar eso que tiene que llegar a nuestra mente a través de las prácticas conscientes de meditación, purificación de las obscuraciones mentales, y la práctica de las        actividades meritorias que nos ayudan a limpiar los efectos negativos de nuestros malos actos nos y ayudan a que despértemos del sueño de la dualidad que existe en        nuestra mente.


         Por lo tanto, la única y más importante actividad de cualquier ser sensible es despertar y revelar completamente esa Naturaleza del Buda o la Naturaleza Verdadera de la mente en esa misma vida. La única forma que un ser humano tiene para realmente lograrlo es mediante la introspección y manifestando completamente toda la    sabiduría iluminada, amor y compasión en su corazón y expresarlo al mundo. Este es el propósito de la vida. Las formas que esto tomará serán tantas como tantos seres sensibles existan, pero sus cualidades siempre son las mismas, apertura, compasión y amor.

         El logro de esta iluminación vendrá acompañado de una explosión de amor infinito, gozo infinito, sabiduría infinita, compasión infinita y la completa liberación del   estado de la Mente del Buda.

         Las características de esta naturaleza del Buda y de su mente son la expresión del amor infinito, la compasión infinita, y la sabiduría como un continuo, el cual servirá         para el beneficio de nosotros y de todos los seres sensibles. Por lo tanto, cuando uno comprende esta naturaleza real, uno se convierte en una fuente continua e   ilimitada de amor y compasión para los seres sensibles en sus procesos individuales para descubrir su naturaleza del Buda. En ese estado mental la compasión lograda          fomenta que los seres que nos rodean busquen también la fuente de la compasión en ellos mismos.

         Esta expresión radiante de los beneficios ilimitados del amor, la compasión y la sabiduría para todos los seres está encarnada en la vidas del Buda Sakyamuni,    Padmasambhava y el inmenso linaje de maestros budistas. Para lograr ese objetivo no había que ser un maestro o un monje, en esta tradición muchos practicantes         laicos reconocieron la enseñanza y llevaron a cabo la práctica de iluminarse y descubrir esta naturaleza original desde el tiempo sin comienzo hasta el día de hoy.

         Todos tenemos en nuestros corazones una pequeña cantidad de amor, compasión y sabiduría. Estas cualidades no se han expandido lo suficiente debido a las     limitaciones de nuestra mente. Ampliar esa pequeña cantidad de amor y de luz,es el propósito y método de la práctica budista
         Es reflejar la Naturaleza del Buda, en nosotros y en los demás .

 

 

 

.

       

      

       


Puede comunicarse con nosotros vía e-mail a juandiego938@hotmail.com

Este sitio web fue construido utilizando herramientas GeneSitios.com