GoogleLinkedinTwitter FaceBook Del.icio.us

        

Share :

HAN SIDO EXCLUIDOS DURANTE 300 AÑOS DE LA MONARQUÍA


BEXARCARCATOLIC


MARIA EN LAS ESCRITURAS SANTAS


IGLESIA CATOLICA VENEZOLANA


JESÚS Y LA MUJER


Fe y Esperanza en Dios


La Esperanza Se Encuentra En Dios


Amor


La Revelación de Jesucristo a Juan


¿Quien es Juan el Bautista?


HAN SIDO EXCLUIDOS DURANTE 300 AÑOS DE LA MONARQUÍA


Inauguran radio comunitaria en San Cristóbal


Contáctenos


Los católicos y las mujeres, un poco más cerca del trono británico

 

A la izq., el príncipe William; a la dcha., la reina Isabel II. (Foto: EFE | CORDON PRESS)

Actualizado jueves 25/09/2008 09:22 (CET)

ELMUNDO.ES

MADRID.- Downing Street ha elaborado un plan para poner fin a 300 años de exclusión de los católicos del trono. El requisito de que la sucesión pase automáticamente al hombre también sería reformada en este proyecto, haciendo este cambio efectivo con la primera hija del príncipe William, que se convertiría en heredera.

Según publica el periódico británico "The Guardián", la propuesta incluye además limitar el poder del Privy Council (órgano que aconseja a la monarquía en diversas cuestiones políticas), sobre todo en su papel como árbitro entre Escocia y Gales y el Gobierno británico.

Los planes han sido redactados por Chris Bryant, a quien el primer ministro Gordon Brown encargó la revisión de la constitución.

Los ministros han considerado desde hace tiempo que es anómalo que sea ilegal para un católico ser monarca, pero no han tenido la voluntad política de llevar a cabo la reforma de la ley.

La Carta de Derechos de 1688, el Acta de Establecimiento de 1701 y el Acta de Unión de 1707 -reforzado por la disposición del Acta de Juramento a la Corona de 1688- excluyen a los católicos y sus esposos de la sucesión y mantienen la sucesión protestante. La ley también exige al monarca que aspira al trono a hacer una declaración ante el Parlamento en la que rechace el Catolicismo.

Aunque el Acta de Establecimiento representa una piedra angular de la Constitución británica, los críticos han cuestionado desde hace tiempo su relevancia en el siglo XXI argumentando que supone una institucionalización de la discriminación religiosa y la primacía del hombre.

Hace ya ocho años, "The Guardián" lanzó una campaña en favor de cambiar la ley, apoyando todo un reto legal argumentando que el Acta de Establecimiento chocaba con los Derechos Humanos.

Geoffrey Robertson QC, el abogado que ha sido parte en la impugnación de la restricción constitucional, acogía con satisfacción la noticia. "Doy la bienvenida a estos dos pequeños pasos que nos llevarán a una constitución más racional".

Los católicos podrán acceder al trono británico

El Gobierno laborista quiere abolir una ley de 1701 que asegura la continuidad de la Corona anglicana

El príncipe heredero de la Corona británica. REUTERS

JORDI MUMBRÚ - ROMA - 25/09/2008 20:37

El primer ministro británico Gordon Brown está dispuesto a ampliar la reforma constitucional emprendida por su antecesor, Tony Blair, hasta el más alto estamento del Reino Unido: la Corona.

La tradición legislativa restringe el acceso al trono y a la jefatura del Estado a fieles de la Iglesia anglicana y al primer heredero varón de un monarca. El Gobierno contempla abolir ambas normas arcaicas y permitir que  los católicos y las primogénitas puedan reinar en un futuro no muy lejano, según adelantó ayer el diario The Guardián.

A diferencia de España, en el Reino Unido no existe la ley sálica. Pero el primer hijo varón de la Casa Real hereda la corona por muchas hermanas mayores que tenga. “Es una descarada infracción de la ley sobre discriminación sexual”, advierte el abogado Geoffrey Robertson. Esta anomalía no crea un conflicto en la actualidad puesto que el heredero, el príncipe Carlos, no tiene hijas. La reforma podría beneficiar a los descendiente de su primogénito, el todavía soltero príncipe Guillermo.

Una ley vigente desde hace tres siglos

Una ley magna de 1701 asegura la continuidad anglicana de la Corona. El veto a los católicos es consecuencia de la resaca de Enrique VIII –rompió con Roma para anular su matrimonio con Catalina de Aragón– pero sus efectos aún se resienten.

Los herederos de un monarca que se desvíen de la fe anglicana o se casen con católicos pierden automáticamente el derecho de sucesión al trono. Robertson alerta que este requisito legislativo es discriminatorio en el plano religioso y contrario a la ley de derechos humanos.

En la Monarquía constitucional británica, no hay separación de poderes entre la Corona, Estado, Ejecutivo y Legislativo. Isabel II es jefa del Estado y gobernadora suprema de la Iglesia anglicana. En la segunda Cámara, los lores, se sientan 26 obispos anglicanos entre sus 721 escaños.

Una reforma inicial eliminó a 600 lores hereditarios –aún quedan 92– y es posible que los representantes eclesiásticos desaparezcan del Parlamento en la revisión emprendida por Brown.

La reforma definitiva de los lores sigue en entredicho. Es la asignatura pendiente de la administración laborista y un cometido de menor envergadura que el objetivo de trastocar los pilares de la Monarquía.

La reforma de la Corona abrirá la caja de los truenos, según los expertos. Los países de la Commonwealth han de ser consultados y puede fomentar movilizaciones para cortar los lazos con el palacio de Buckingham. En el Reino Unido puede provocar la abolición del anglicanismo como religión oficial, despejando obstáculos al deseo del príncipe Carlos de ser “defensor de todas las religiones”.

 

 

 

 

Cristianos y musulmanes: juntos por la dignidad de la familia

Mensaje en la conclusión del Ramadán enviado por el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso a los musulmanes del mundo. 19 de septiembre de 2008.

 

Cristianos y musulmanes: juntos por la dignidad de la familia

Queridos amigos musulmanes:

Al acercarse el final del Ramadán, siguiendo una tradición consolidada, el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso se complace en saludarles cordialmente. Durante este mes, algunos cristianos se han acercado a vosotros y han compartido vuestras reflexiones y celebraciones familiares: el diálogo y la amistad se han reforzado. ¡Alabado sea Dios!

Como en el pasado, este encuentro amistoso es ocasión para reflexionar juntos acerca de un tema de actualidad. Un tema que, enriqueciéndonos mutuamente nos ayude a conocernos mejor; a conocer nuestros valores comunes y nuestras diferencias. Para este año, quisiéramos proponeros el tema de la familia.

Uno de los documentos del Concilio Vaticano II, la Constitución Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo, afirma: "El bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligado a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. Por eso los cristianos, junto con todos lo que tienen en gran estima a esta comunidad, se alegran sinceramente de los varios medios que permiten hoy a los hombres avanzar en el fomento de esta comunidad de amor y en el respeto a la vida y que ayudan a los esposos y padres en el cumplimiento de su excelsa misión; de ellos esperan, además, los mejores resultados y se afanan por promoverlos" (n. 47).

Estas palabras nos recuerdan que el desarrollo de la persona y de la sociedad depende en gran medida de la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. ¿Cuántos sobrellevan, a veces durante toda su vida, las heridas producidas por una situación familiar difícil o dramática? ¿Cuántas personas, buscando llenar el vacío de una infancia atormentada, se precipitan en el abismo de la droga o de la violencia? Nosotros, cristianos y musulmanes, podemos y debemos trabajar juntos para proteger la dignidad de la familia, hoy y siempre.

Dado que cristianos y musulmanes tenemos en gran estima la familia, hemos podido colaborar varias veces en este campo, tanto a nivel local como internacional. La familia, lugar del amor y la vida, espacio donde el respeto por los demás y la hospitalidad se encuentran y se trasmiten, es indudablemente la "célula fundamental de la sociedad".

Cristianos y musulmanes no pueden hesitar ante el compromiso. No solamente para ayudar a las familias que atraviesan dificultades, sino también para colaborar con los que, de manera convencida, favorecen la institución familiar y el ejercicio de la responsabilidad de los padres, particularmente en el campo educativo. No es entonces superfluo recordar que la familia es la primera escuela donde se aprende el respeto por el otro, en su identidad y diferencia. El diálogo interreligioso y el ejercicio de la ciudadanía se beneficiarían de esta experiencia familiar.

Queridos amigos, al terminar vuestro ayuno, purificado y renovado por las prácticas entrañables de vuestra religión, ¡os deseamos una vida serena y próspera junto a vuestras familias y vuestros seres queridos! ¡Que el Dios Altísimo os colme a todos de su misericordia y de su paz!

Jean-Louis Card. Tauran
Presidente

Arzobispo Pier Luigi Celata
Secretario

[Traducción enviada por el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso]

 


Puede comunicarse con nosotros vía e-mail a bexarcar_19@hotmail.com

Este sitio web fue construido utilizando herramientas GeneSitios.com